Una herramienta común para hacer manicura puede dañar el ADN y causar mutaciones cancerígenas en las células humanas, revela investigación

Rocío Muñoz-Ledo

(CNN) — La radiación de los secadores de uñas puede dañar el ADN y causar mutaciones que generen cáncer en las células humanas, según descubrió un nuevo estudio, y eso podría hacer que te preguntes si vale la pena correr el riesgo de hacerte una manicura y pedicura con gel.

Algunos dermatólogos dicen que los hallazgos, publicados en un estudio publicado el 17 de enero en la revista Nature Communications, no son nuevos cuando se trata de preocupaciones sobre la luz ultravioleta o UV de cualquier fuente. De hecho, los resultados reafirman el motivo por el cual algunos dermatólogos han cambiado la forma de hacerse la manicura en gel o han dejado de hacérsela por completo.

“Los hallazgos contribuyen a los datos ya publicados sobre los efectos nocivos de la radiación (ultravioleta) y muestran la muerte celular directa y el daño al tejido que puede provocar cáncer de piel”, dijo la Dra. Julia Curtis, profesora asistente de Dermatología en la Universidad de Utah, que no participó en el estudio.

“Las camas de bronceado están catalogadas como cancerígenas y las lámparas UV para uñas son mini camas de bronceado para las uñas con el fin de endurecer las uñas de gel”, dijo Curtis.

¿Cómo puedes prevenir el cáncer? Hay dos enfoques y varias recomendaciones útiles

Una forma de radiación electromagnética, la luz ultravioleta tiene una longitud de onda que oscila entre 10 y 400 nanómetros, según el Centro de Educación Científica de la UCAR.

La luz ultravioleta A (315 a 400 nanómetros), que se encuentra en la luz solar, penetra la piel más profundamente y se usa comúnmente en secadores de uñas UV, que se han vuelto populares durante la última década. Las camas de bronceado usan de 280 a 400 nanómetros, mientras que el espectro usado en los secadores de uñas es de 340 a 395 nanómetros, según un comunicado de prensa del estudio.

“Si observas la forma en que se presentan estos dispositivos, se comercializan como seguros, sin nada de qué preocuparse”, dijo el autor Ludmil Alexandrov en el comunicado de prensa. “Pero hasta donde sabemos, nadie ha estudiado estos dispositivos y cómo afectan a las células humanas a nivel molecular y celular hasta ahora”. Alexandrov tiene títulos duales como profesor asociado de bioingeniería y medicina celular y molecular en la Universidad de California en San Diego.

Los investigadores expusieron células de humanos y ratones a la luz ultravioleta y descubrieron que una sesión de 20 minutos provocó la muerte del 20% al 30% de las células. Tres exposiciones consecutivas de 20 minutos hicieron morir del 65% al ​​70% de las células expuestas. Las células restantes experimentaron daño mitocondrial y de ADN, lo que resultó en mutaciones con patrones que se han observado en el cáncer de piel en humanos.

La mayor limitación del estudio es que exponer las líneas celulares a la luz ultravioleta es diferente de realizar el estudio en humanos y animales vivos, dijo la dermatóloga Dra. Julie Russak, fundadora de la Clínica de Dermatología Russak en la ciudad de Nueva York. Russak no participó en el estudio.

“Cuando lo estamos haciendo (irradiando) dentro de las manos humanas, definitivamente hay una diferencia”, dijo Russak. “La mayor parte de la radiación ultravioleta es absorbida por la capa superior de la piel. Cuando irradia células en la placa de Petri directamente, eso es ligeramente diferente. No tienes ninguna protección de la piel, de los corneocitos o de las capas superiores. También es una radiación UVA muy directa”.

Estos son los estados de Estados Unidos con mayor riesgo de melanoma relacionado con los rayos UV

Pero este estudio, junto con la evidencia previa — como los informes de casos de personas que desarrollaron carcinomas de células escamosas, la segunda forma más común de cáncer de piel, asociada a los secadores UV — significa que “definitivamente deberíamos pensar más al exponer nuestras manos y nuestros dedos a la luz UVA sin ninguna protección”, dijo la Dra. Shari Lipner, profesora asociada de dermatología clínica y directora de la división de uñas del NewYork-Presbyterian Hospital/Weill Cornell Medical Center. Lipner no participó en el estudio.

Reducir el riesgo

Si te preocupan las manicuras en gel pero no quieres renunciar a ellas, hay algunas precauciones que puedes tomar para mitigar los riesgos.

“Aplica bloqueador solar de amplio espectro que contenga zinc y titanio alrededor de las uñas, y usa guantes UV con las yemas de los dedos cortadas cuando sea el momento de endurecer las uñas”, dijo Curtis, que no se hace manicuras en gel. “Recomendaría alternativas a las uñas de gel, como las nuevas envolturas que están disponibles en línea”. (Las envolturas o tiras de uñas de gel son productos de uñas de gel adhesivos que no siempre requieren ser fijados por secadores de uñas UV).

Algunos salones usan luces LED, que “se cree que no emiten luz ultravioleta o emiten cantidades mucho, mucho menores”, dijo Lipner.

Lipner se hace la manicura regularmente, que normalmente dura de siete a 10 días, no en un esfuerzo por evitar la luz ultravioleta, sino porque no le gusta el remojo de acetona que adelgaza las uñas y que está relacionado con las manicuras en gel.

“Las manicuras regulares simplemente se secan al aire”, agregó. “Las manicuras en gel deben endurecerse o sellarse, y los polímeros en el esmalte deben activarse, por lo que solo se puede hacer con las luces UV”.

Encuentran niveles “preocupantes” de químicos cancerígenos en más champús secos

Si te has hecho manicuras en gel regularmente, Lipner recomienda ver a un dermatólogo certificado por la junta que pueda examinar tu piel en busca de precursores de cáncer de piel y tratarlos antes de que se conviertan en un problema grave. (La luz ultravioleta también puede envejecer la piel, apareciendo como manchas solares y arrugas, dijo).

No hay suficientes datos para que los expertos evalúen la frecuencia con la que las personas pueden hacerse manicuras en gel sin ponerse en riesgo, dijo Lipner. Pero Curtis recomendó guardarlos para ocasiones especiales.

Russak no se hace manicuras en gel con mucha frecuencia, pero usa protector solar y guantes cuando lo hace, dijo. La aplicación previa de sueros ricos en antioxidantes, como la vitamina C, también podría ayudar, agregó.

“Como dermatólogo, cambio los guantes probablemente tres o cuatro veces con un solo paciente. Y con un esmalte de uñas regular, después de tres o cuatro cambios de guantes, el esmalte de uñas desaparece”, agregó Russak. “La manicura en gel definitivamente tiene una longevidad mucho mayor, pero ¿realmente vale la pena el riesgo de fotoenvejecimiento y desarrollo de cáncer de piel? Probablemente no.”

Las personas con antecedentes de cáncer de piel o que son más fotosensibles debido a una piel más clara o albinismo, medicamentos o inmunosupresión deben tener más cuidado al tomar precauciones, dijeron los expertos. Sin embargo, ya sea que esté en mayor riesgo o no, los dermatólogos de CNN hablaron con cautela.

“Desafortunadamente, la protección total no es posible, por lo que mi mejor recomendación es evitar estos secadores por completo”, dijo Zeichner.

The-CNN-Wire™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

The post Una herramienta común para hacer manicura puede dañar el ADN y causar mutaciones cancerígenas en las células humanas, revela investigación appeared first on KTVZ.